Declaración

¡NO A LA DEVALUACIÓN EN URUGUAY!

Si el dólar sube de 29 a 36 $ pierdes una cuarta parte del poder adquisitivo de tu salario, tu jubilación o tu pensión.

 

También perderían los pequeños y medianos productores rurales, que tienen que comprar insumos importados sin la “capacidad de negociación” de los Latifundistas que están dirigiendo las movilizaciones del “campo”.

Estos Latifundistas Oligarcas exportadores de los grandes monocultivos del agro negocio (Soja, Arroz y demás productos transgénicos que se producen para exportar) son los que quieren la Devaluación, por que ellos venden sus productos en Dólares. A eso se refieren cuando hablan de “atraso cambiario” y “falta de rentabilidad”.

Ellos quieren una Devaluación abrupta, “de golpe” que licue los salarios de sus empleados “costo de producción” y la quieren Ahora, porque saben que ningún gobierno va a hacer la Devaluación que ellos necesitan en el medio de una campaña electoral.

Se aprovechan de las penurias económicas de los pequeños productores que se ven obligados a venderles sus tierras, pero que a su vez los utilizan para reclamarle la Devaluación al gobierno con eufemismos tales como “atraso cambiario” y “falta de rentabilidad”.

 

Una medida muy negativa para los trabajadores y el pueblo.

 

Lo que sí es cierto es que la política económica monetarista ortodoxa de Astori nos puso en una situación cambiaria desventajosa respecto de Argentina y Brasil. En la frontera la situación es insoportable para el comercio uruguayo, es imposible competir con los precios “del otro lado”.

Pero reducir los salarios con un gran devaluación, no le va a resolver su situación a ningún pequeño comerciante o productor rural, ¡Al contrario! ¿Quién va a poder consumir los productos de la granja? ¿Quién va entrar a consumir a sus comercios?

El verdadero atraso cambiario que tiene Uruguay no se puede corregir con una Gran Devaluación que licue los salarios, sino con un Plan Monetario controlado por el Banco Central que establezca un ritmo devaluatorio moderado, que no permita la especulación y la “timba financiera” de los Oligarcas especuladores.

Un PLAN de estas características nos permitiría corregir en un plazo de dos años la situación desventajosa respecto de Argentina y Brasil.

Este PLAN tiene que estar atado a una “cláusula gatillo”  que funcione como base Nacional para todos los Consejos de Salario, que no permita la pérdida de poder adquisitivo en base a un “Índice de Precios al Consumo” (IPC) medio de la Clase Obrera. Que excluya Productos Suntuarios, Viajes al Exterior, Autos de Alta Gama y demás productos que distorsionan el actual IPC (Índice de precios al consumidor) haciéndolo más bajo de lo que es, en la realidad de lo que consume el pueblo llano.

Pero además hay que tener en cuenta que hay cosas que no dependen de nuestro país. Uruguay no tiene incidencia en el precio internacional de la soja que comen los cerdos que se manufacturan y consumen en China.

Nosotros no tenemos por que costear los malos resultados de la “timba” de los Sojeros, que se vinieron a comprar y arrendar tierras a Uruguay, escapando de las detracciones del gobierno peronista de Argentina.

Si bajó el precio internacional de la soja que asuman las consecuencias de su apuesta.

La socialdemocracia y el Liberalismo Progresista en el Gobierno se cavan su propia tumba al reconocer como “únicos interlocutores válidos” frente a este conflicto, a la Asociación Rural del Uruguay y a la Federación Rural, controladas políticamente por la Derecha Reaccionaria, que ya gobierna en casi toda América Latina. La Asociación Rural exige una gran devaluación y la Federación Rural ni siquiera se sienta a negociar.

Si los pequeños y medianos Productores Rurales (que dependen del mercado interno uruguayo) y los pequeños comerciantes del interior quieren dejar de fundirse pagando por lo que deberían afrontar los Latifundistas, tienen que levantar un programa de reivindicaciones que los una con el resto de sus hermanos del Pueblo, y fundamentalmente con la Clase Obrera, porque sus enemigos no son ni los asalariados ni los pobres que tienen que acogerse a los planes asistenciales del MIDES.

Los Latifundistas le han puesto su fisonomía política reaccionaria al discurso de las movilizaciones “del campo”. En vez de levantar las reivindicaciones concretas de pequeños, medianos productores rurales y comerciantes del interior, levantan las consignas de la Derecha Reaccionaria: “contra la marihuana”, “contra el aborto”, “contra la inseguridad”, “contra la ideología de género”, “contra el MIDES”, etc.,  Y demás consignas, en un curso revanchista contra la “agenda” de la Socialdemocracia y el Liberalismo Progresista.

Esos planteos se agregan a otros tales como la desmonopolización de ANCAP, libre importación de combustibles, eliminar o limitar los Consejos de Salarios, etc.

 

Como Izquierda Antiimperialista no nos interesa ninguna “agenda”, sino discutir el fondo de esta cuestión.

 

Nosotros nos oponemos a la Rebaja Salarial, vía devaluación, que sólo beneficiaría a los Latifundistas exportadores.

Defendemos la Soberanía del Estado Nacional, que paguen impuestos los grandes exonerados como UPM y demás Monopolios Imperialistas en nuestro país. Que paguen  los grandes terratenientes detracciones por exportar sus monocultivos  (eso existió por los años 60 del pasado siglo) para que baje el costo de nuestro Transporte (es demasiado caro pagar el Boleto urbano a 36$) y del combustible para los Pequeños y Medianos Productores Rurales que trabajan con el Mercado Interno.

No queremos que se pierda un solo puesto de trabajo. Que el costo de la “baja de los precios internacionales” lo paguen los Oligarcas, que se beneficiaron durante los últimos quince años, desde la última crisis que ELLOS provocaron.

Seguimos sosteniendo la solución de fondo de una Reforma Agraria para preservar y repoblar nuestra campaña, desarrollar la producción de alimentos con formas de producción ecológicamente sustentable, en oposición al modelo imperante de agro negocio contaminante y extranjerizador

Respaldemos con todas nuestras energías la Iniciativa Obrera de la Federación de Funcionarios de Ose (F.F.O.S.E. – P.I.T.-C.N.T.) para impulsar el Referéndum Contra la Ley de Riego que Privatiza el Agua y le da potestades al Poder Ejecutivo para autorizar la participación de Capitales Extranjeros en la construcción de los embalses para Riego de las grandes extensiones de Monocultivo de los Agro Negocios Latifundistas.

La Ley de Riego le va a permitir a los grandes latifundistas (asociados a capitales extranjeros) rematarles sus propiedades a los Pequeños y Medianos Productores que no puedan pagarles por el agua de sus Embalses y/o los gravámenes por parcela.

El Movimiento Ruralista dirigido por los Latifundistas está a favor de la Ley de Riego impulsada por el arrocero Tabaré Aguerre y el ministro Danilo Astori.

El posicionamiento político a favor de este Referéndum impulsado por F.F.O.S.E. – P.I.T.-C.N.T. junto a otras organizaciones sociales y políticas, es la frontera que tienen que cruzar los Pequeños y Medianos Productores Rurales movilizados para Romper Políticamente, en forma definitiva, con los Latifundistas que los quieren expropiar.

 

 

Agrupación Pro UNIR

Agrupación Departamental de Montevideo del Movimiento Avanzar

UNIDAD POPULAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *