Volantes

A 25 años seguimos marchando por Verdad y Justicia y contra la impunidad de ayer y hoy

Declaración conjunta de Agrupación ProUnir y Agrupación Departamental de Montevideo del Movimiento Avanzar.

Este sábado 20 de mayo se cumplen 41 años de los asesinatos de Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw por el denominado “Plan Condor” de los regímenes fascistas de la región.
Cuando la lucha de nuestros pueblos hizo insostenibles esos regímenes, dejaron de servirles a las potencias imperialistas y fueron sustituidos por “democracias” tuteladas que garantizaron el mantenimiento de la impunidad de los genocidas y el modelo económico, que no dejara margen a ningún tipo de cuestionamiento a la dependencia de nuestras naciones.
En esta coyuntura no podemos soslayar el avance de la Derecha en América Latina, el resurgimiento de la Teoría de los “Dos Demonios”, el 2×1 a los genocidas con el gobierno de Macri, y la represión cruenta del régimen de Temer contra el pueblo brasilero, para asegurarse la continuidad ilegítima hasta 2020.
Los partidos tradicionales de la derecha vendrán a reimplantar la impunidad más absoluta en Uruguay liberando a los pocos milicos torturadores que están presos (aunque lo estén en cárceles VIP), vendrán a eliminar definitivamente cualquier posibilidad de investigaciones sobre los desaparecidos que este gobierno tiene trancadas. Pero además vendrán a reinstalar el consenso mediático de la teoría de los dos demonios, a reinstalar las razias al peor estilo “Marchesano” de la salida de la dictadura y aplicar en la peor de las interpretaciones jurídicas posible de las herramientas represivas que les deje este gobierno, como el “Decreto Anti-piquetes”.
La represión, la cárcel y la persecución política contra los luchadores que aplican los gobiernos de Macri y Temer tienen que ser el fundamento para eliminar definitivamente cualquier tipo de expectativa “infantil” en el “cuanto peor mejor”, o “mejores condiciones políticas” para la izquierda con el “fin del ciclo”. Es un crimen contra el pueblo proceder en función de la expectativa de que un gobierno de Derecha pueda generar algo más que no sea hambre y represión, como en Argentina y Brasil.
Allí quedó demostrado que la Derecha más rancia viene a VENGARSE de nuestros pueblos y este tipo de gobiernos Liberales Progresistas son los que generan todas las condiciones políticas y económicas para que regrese, como lo hicieron en Brasil y en Argentina ahora lo siguen haciendo en Uruguay, concediéndole espacios a la derecha y acatando los dictados de la Embajada Yanqui contra Venezuela.
Haciendo lo mismo que ya dio como resultado el regreso de derecha en la región, no se van a obtener resultados distintos en nuestro país.
Observamos con inquietud hechos como el reforzamiento del aparato represivo del Ministerio del Interior, los procesamientos ocurridos de militantes sociales en la represión en el CO.DI.CEN. durante la pasada huelga de la Enseñanza y también con relación a la manifestación en la Suprema Corte en ocasión del traslado de la jueza Motta.
Por otra parte también nos preocupa la inacción del gobierno frente a la actuación del “Comando Barneix” y el robo de documentos del archivo GIAF de la Facultad de Humanidades.
La izquierda revolucionaria y antiimperialista tiene que ser lo más consecuente contra la reinstauración derechista, por eso tiene que reagruparse con independencia del Liberalismo Progresista y la Socialdemocracia en el gobierno. Desde nuestro punto de vista la Unidad Popular debe ser el polo para ese reagrupamiento.
Esa es la única salida para poder darle una conducción consecuente al Campo Popular que impida la reinstauración derechista.